viernes, 29 de noviembre de 2013

Viaje a Alemania: Ravensburg, la ciudad de las torres y las puertas

Para comer ese último día fuimos a Ravensburg, una ciudad bastante grande, he de decir, pero muerta por completo (¡maldito domingo!). Fue el único día que comimos comida más típica alemana, guisos y productos de la zona. Por un lado estábamos la sección salchichera, mi hermano y yo comimos salchicha alemana, con la pasta típica de patata que preparan ellos (como los gnocchi, pero en lacitos o algo así) y con lentajas. Un plato curioso pero bastante rico! Y luego estaba la sección guisado, que pensábamos que sería guisado de carne y era como hígado o algo de eso :S.

Probablemente la ciudad entre semana hubiese estado mejor, nada más que por la cantidad de tiendas que había, pero la gente allí no es de salir mucho a la calle, y bueno el cambio de hora no ayudó, ya que a las 17:30 empezaba a hacerse de noche ...

Pese a eso me gustó bastante. Ravensburg es una ciudad que se caracteriza por la cantidad de puertas y torres de entrada a la ciudad que aún quedan en pie. En alguna ciudad, como en Freiburg, Villengen e incluso Konstanz habíamos visto alguna, incluso dos, pero aquí la cosa era exagerada, no sé si quedaban en pie más de doce o algo así. Vamos una cosa exagerada en comparación con el resto, y además con solera, me refiero, no son algo que hayan reconstruido o que hayan hecho recientemente, sino que algunas eran del siglo XIV o XV.












A parte de las puertas tenía lo típico, el ayuntamiento, la catedral, calles muy chulas, una oficina de correos bastante curiosa. Una plaza central no peatonal con el resto de ciudades que visitamos. Canales con agua por medio de las calles, en lugar de a los lados.







Y lo mejor de todo, es la única ciudad donde la información, folletos y mapas eran gratis. Como la oficina de turismo estaba cerrada por ser domingo tenían en la calle unos casilleros con todo, e incluso creo que alguno en español!!

Aquí duramos poquito, lo justo de comer, dar un paseo para ver lo que había y tomar café, porque en realidad con todo cerrado poco más podíamos hacer :(.

Así que volvimos para dejar el coche definitivamente, rehacer las maletas con todas las nuevas adquisiciones y a dejarle las últimas cosas que no iban a volver a España a mi hermano, como gel, champú, el aceite que nos sobró, ..., y esas cosillas :P.

Por cierto, y como curiosidad, lo mismo el nombre de Ravensburg os suena, y es que hay una marca de puzzles y lápices que es justo de allí ;).

Viaje a Alemania: Lindau

Último día de ruta alrededor del lago, y con un día bastante feillo. Fue levantarnos y descubrir el maravilloso cielo nublado y el suelo mojado. Si al hecho de que por ser domingo iba a haber poca gente por la calle, le sumamos que estaba lloviendo, ya ni os cuento. En la calle sólo había turistas, los locales estaban muy agustico en su casa xD. Pero claro para una vez que vas a esos sitios, la lluvia no va a ser lo que te eche para atrás para ver cosas nuevas no? Pues eso pensamos nosotros, y las cuatro personas más que había en la calle.

La mañana fue bastante peor que la tarde, más lluviosa y más frío, pero se llevó como se pudo :P. Para ese día el paisaje cambió brutalmente, dejamos el bosque atrás para meternos en campos y campos de mini manzanos cargados de manzanas hasta los topes. Era increíble!!

Justo ese día nos pilló, además, el cambio de hora, con lo que hizo que el día fuese más loco todavía jejeje, teníamos literalmente los horarios adelantados, y bajamos a desayunar antes, llegamos antes a Lindau, comimos casi casi a la hora alemana, jejeje.

Pese a todos los inconvenientes del día lo aprovechamos bastante bien, todo sea dicho si hubiese habido gente por la calle y las tiendas hubieran estado abiertas hubiese lucido todo más, pero estuvo bien.

Pese a habernos adelantado en todo, llegamos a Lindau sobre las 11, nuestra hora de tomar una taza de café con los tarritos estos de crema de leche xD. Lindau es como una pequeña península dentro del lago, al menos el casco antiguo. Y bueno para mi fue gracioso estar en dos ciudades a las orillas del lago con frontera con diferentes países. En este caso, Lindau hace frontera con Austría, y desde el puerto se veía perfectamente la ciudad de Bregenz!

Había poco que hacer por allí, salvo lo estrictamente turístico, es decir, ver la catedral y "pasear" por las calles, e ir a ver el lago.









En este caso era curioso asomarse a la orilla del lago, por varios motivos, el primero por la torre que tenían allí con la trenza de Rapunzel o eso me imaginé yo xD.


Y luego por el paseo con las banderas y la columna con el león y el faro que había, que le daban un aspecto bastante imponente. Más si cabe con el cielo tan nublado que había!!






jueves, 28 de noviembre de 2013

Viaje a Alemania: Villengen, la pequeña Freiburg

Después del paseo por el bosque, de la comilona y del paseo por las tiendas de souvenirs, cogimos de nuevo el coche, esta vez rumbo a Villengen. Una pequeña ciudad en medio de la Selva Negra con mucho encanto. La descubrí un poco por casualidad el día de antes leyendo la Lonely Planet, según decía era una versión en pequeño de Freiburg y no le faltaba razón!!

Los canales de agua a los lados de la calle, el centro peatonal, las puertas de entrada a la ciudad, pero sobretodo lo que la hacía más parecida era la catedral.









Tenían el mismo color de piedra, y por fuera eran del mismo estilo arquitectónico, evidentemente mucho más pequeña la de Villengen, pero bastante parecidas. Ya por dentro la cosa cambiaba, más impresionante o curiosa sin duda la de Freiburg :P.





La tarde la echamos muy relajada, paseando por la ciudad, disfrutando de las tiendas, disfrutando de la buena tarde. Lo que pasa que allí llevan a raja tabla eso del horario europeo o alemán ya no sé, porque a las 6 de la tarde la mayoría de las cafeterías estaban cerradas. Habíamos fichado una en concreto que se le veían unas tartas increíbles y no pudimos catarlas, pero donde fuimos tampoco estuvo mal. Vaya que el appfelstrudel que pidió mi hermano para que compartiésemos me supo a gloria xD.

lunes, 25 de noviembre de 2013

Viaje a Alemania: Triberg y las cataratas más grandes de la Selva Negra

Quinto día por Alemania, y por fin cambiamos los Alpes por la Selva Negra. La zona es indescriptible de bonita, no sé si por la época del año o que, pero el bosque tenía una gama de colores otoñales que en la vida hubiera podido soñar ver por aquí por España. Iba desde el verde casi negro, al amarillo, pasando por toda la gama de verdes, hasta el rojo sin olvidarnos del naranja. Vamos una vista incomparable :).

Por suerte este segundo día de coche se me hizo bastante menos pesado, no sé si porque ya habíamos estudiado un poco la ruta, e íbamos ya un poco más seguros, o que fue exactamente, pero la ida se me hizo corta y la vuelta ya ni os cuento gracias al cansancio jejeje.

La mañana de este quinto día la pasamos en el pueblo, diría yo, de Triberg, justo en medio del bosque de la Selva Negra, y que es como una especie de zona de vacaciones alemanas, con muchos apartamentos y demás. Pero que en esta época del año está un poco vacía, o eso ponía la Lonely Planet xD.

En Triberg no hay mucho que ver, un par de iglesias, y la tienda de los 1000 relojes básicamente. Se dice que los relojes de cuco son originarios de este pueblo. Y ciertamente había bastantes tiendas que los vendían, aunque también habían bastantes talleres donde hacían cosas de madera :P. Diría que fue el sitio más turístico que visitamos con diferencia, por la cantidad de tiendas de souvenirs que había.

Llegamos allí como a la hora del café de media mañana, sobre las 11:00 - 11:30 y eso hicimos. Tomarnos un café o un chocolate calentico en un hotel bastante rústico, donde la camarera iba con el traje típico de la zona. Muy graciosa la señora y bastante simpática. Era gracioso ver como nosotros estábamos apena desayunando y los alemanes empezando a comer xD.









Después de la bebida para entrar en calor y coger energía fuimos directos a ver las cataratas más grandes de la Selva Negra!! Para entrar a verlas había que pagar como para casi todo allí, pero no fue algo excesivamente caro, creo que salimos a 3€ por cabeza o algo así. Pero realmente merecía la pena, porque el camino estaba bastante limpio de hojas, asfaltado y cuidado. Una vez que te salías de la zona de pago ya os digo que la cosa cambiaba y no te matabas con la cantidad de hojas en el suelo de milagro xD.









Vimos las cataratas desde todas las perspectivas posibles, subiendo más subiendo menos, no llegamos hasta arriba del todo, porque la cuesta se empinaba bastante y ya os digo estaba llena de hojas y se resbalaba a más no poder, así que decidimos movernos por la zona segura.











Las cataratas en sí no eran super impresionantes, pero si que lo era el conjunto en sí, los árboles, el camino, el musgo, el agua, las hojas, era el todo lo que hacía que fuese un paseo bastante bonito y que recomiendo que haga todo el mundo que esté por esa zona :).





Después de perdernos por los diferentes caminos, hasta que los recorrimos todos, aparecimos al otro lado del pueblo donde estaban las casas y bloques de apartamentos. La verdad me recordó un poco a las casas y hoteles que hay aquí en la sierra en Pradollano :P.





Comimos por allí, y después de comer fuimos a ver los relojes de cuco y las tiendecillas de souvenirs, que tenían cosillas muy chulas hechas en madera, aunque bastante caras :S.