martes, 31 de diciembre de 2013

Feliz 2014!!

Desde aquí y como cada año quiero desearos una buena noche con vuestra familia, que no comáis mucho y sobretodo que no os atragantéis con las uvas :P.

Espero que el 2014 sea muchísimo mejor que el 2013, y sobretodo que seáis capaces de conseguir todo lo que os propongáis :).

¡¡FELIZ 2014 A TODOS!!


Navidad en Jaén

Ha estado difícil, y las fotos están hechas con el móvil, pero después de los vientos huracanados que hubo en Navidad y de que la mitad de las luces se apagaran, otras se rompieran y diversos cables rotos. Finalmente conseguí ver el centro de Jaén iluminado :).

No hay tantas luces como en Granada, ni tanta variedad, porque la mayoría de las calles tienen las mismas luces, pero al menos hay luces, y muchas son repetidas de otros años (aquí no hay tanto poderío al parecer como para renovarlas ¬¬).







El edificio de la diputación estaba así decorado debido a su aniversario especial :). Realmente le han dado un toque muy navideño que espero que repitan otros años :P.




De todas las luces estas son las que más me gustan, aunque creo que son las mismas que las de el año pasado ;).






A parte de las luces quería enseñaros uno de los belenes que estos días exponen diferentes entidades y asociaciones de Jaén para el concurso de belenes. Para mi es curioso porque los edificios que forman el belén son monumentos de Jaén y realmente están muy bien integrados, por eso quiero que lo veáis ^^.






Viaje navideño a Alemania: de vuelta a Konstanz y a Mainau

Tras varios días dando vueltas alrededor de Munich, por fin tocaba rodear el lago y llegar de nuevo a Konstanz, objetivo final de nuestro viaje para pasar el finde con mi hermano Javi.

Aquí volvimos a repetir alojamiento, de nuevo en el apartahotel Scheffelhof. Esta vez la habitación era muuucho más pequeña, pero eso de no tener que compartir habitación ni cuarto de baño con desconocidos se agradeció bastante. Poder esturrear nuestras cosas por ahí, hacer y deshacer a nuestro antojo, poder estar tirados en la habitación sin que nadie te ronque o te mire raro era de agradecer :P.

La tarde del viernes la pasamos dando paseicos, en modo relax, comprando cena, para aprovechar la cocinilla del apartamento, viendo tiendas de tonterías, tomando cafelillo, pasando frío, ... :P

No es que el viernes nos moviésemos mucho, pero era como que teníamos cansancio acumulado del resto de días, de no dormir bien del todo, un poco del frío, acabamos sobre las 11:30 de vuelta en el apartamento para acostarnos :S.

El sábado después de haber dormido hasta lo que el límite del desayuno del hotel, nos tiramos a la calle, en mi caso, a volver a ver la ciudad de Konstanz. A volver a recordar lo que hacía un mes y medio ya había visto, y por desgracia el día volvía a repetirse, nublado y con muchas ganas de llover. Finalmente llovió y nevó, así que podéis imaginaros el fresquete que hacía.





Paseamos por las principales calles y por la orilla del río, vimos las diferentes puertas de la ciudad, tanto la interior, como las dos que dan al Rin y al lago. Entramos a la iglesia de Sankt Stephen y por supuesto a la catedral, donde pasamos bastante rato escuchando al coro ensayar. Pero el coro no era como los que escuchamos por aquí, este tenía sus violines, violonchelos, trompetas, platillos, el organista, si barítono y niños cantores. Vamos nada que ver con nuestras guitarrillas xD. Realmente impresionaba escucharlos cantar dentro de la catedral.





La verdad me hubiese podido gustar haberlos visto en la actuación definitiva, pero las horas no cuadraron :S.

Justo a la salida de la catedral empezó a nevar un poco, y aprovechamos la salida para ir al encuentro de nuestro hermano. La verdad es que ya habíamos visto lo principal de Konstanz, y aprovechando la vidilla que tenía por ser sábado y por el mercadillo navideño, hicimos de tripas corazón con el frío echamos el resto de mañana en la calle. Bueno hicimos nuestra paradica en la cafetería para entrar en calor, pero mucho entrar y salir de tiendas y pararnos en sitios.

De nuevo en Konstanz volvimos a liarla, no tanto como en Fussen cuando fuimos a ver el castillo, que fue para matarnos, pero si que sentí miedo de las dependientas. Estábamos en una tienda de decoración y mirando las bolas para el árbol una se le cayó a mi hermano y se rompió, evidentemente, ya que eran de cristal finito. Eso pasó desapercibido, pero lo que no pasó fue que mi hermano Juanga, jugando con un rollo de papel de regalo me tiró la caja de n bolas al suelo, rompiendo la mitad y justo delante de las encargadas. Podéis imaginarlos el papelón ... menos mal que no nos dijeron nada y pudimos disimuladamente cambiarlas por unas en buen estado xD.

Para comer, sitio típico, un brauhaus famoso por sus snitzels, o en castellano, por sus filetes empanados, porque para mi eran igual que los que nos prepara mi padre jejeje. Mi hermano Juanga y yo queriendo ser pioneros nos decantamos por una salchicha y resultó ser una ensalada de salchicha picada con cebolla, queso, tomatillo (creo) y pepinillo, vamos que fue un poco cagadilla. Esta vez la anécdota es que por hacer esperar al camarero dos segundo más de la cuenta para decidir lo que comer, este se desesperó al máximo y nos puso un poco de mala leche ... Cosas de los alemanes ¬¬.

La tarde la dedicamos a ver tooodo el mercadillo navideño, que era gigante, pillaba todo el puerto, desde la frontera suiza hasta el otro extremo y cruzaba hacia el centro del pueblo hasta casi el ayuntamiento. Vaya una pasada de mercadillo, tal y como ponían en su web el más grande de todo el lago!!









Tardamos un ratico en verlo, bueno un ratico es poco, tardamos toda la tarde en verlo!! Esa noche justo antes de ir a cenar a la residencia de mi hermano, y desafiando el frío, dimos un paseo para ver la iluminación de navidad y hacer las últimas comprillas de chocolates ;).











El domingo fue también un día medio repetido :P. Por la mañana visita a la isla de Mainau, y que diferencia, como se había notado el frío, a penas si quedaban flores, y se notaban los estragos del otoño, ya que todos los árboles estaban pelados de hojas, ya ni verdes ni amarillas ni naranjas, no quedaba nada. Igualmente, pese al aspecto un poco tétrico, era bonito verlo, al menos por las formas raras en las que las ramas se retorcían, que tenían hasta su arte!!

















Por la tarde cruzamos la frontera suiza y visitamos la ciudad de Kreuzlingen. Y cuando digo cruzamos la frontera es que la pasamos a pie :P.


Kreuzlingen es un pueblo pequeño sin duda, nosotros básicamente paseamos por su mega parque, con castillo (ahora convertido en restaurante y hotel), y vimos la torre de la iglesia en la lejanía. Lo chachi fue ver el entrenamiento de su equipo de hockey sobre hielo. Digamos que como nunca he visto ni un partido ni nada no puedo decir si eran buenos o malos, sólo puedo decir que me gustaría ver un partido de verdad si puedo, porque eran bastante habilidosos con los patines, ya me gustaría a mi patinar la mitad que ellos!!



Finalmente el lunes fue el día de las esperas, habíamos reservado la mañana para pasarla tb con Javi, pero como tenía una clase que le habían cambiado a última hora pues nada de nada. Así que a dar vueltas por allí con una niebla que apenas si veíamos la acera de enfrente ...

La mañana se hizo pesada, pero luego la espera en el aeropuerto para que saliera el avión se hizo más pesada todavía. Nuestro vuelo se retrasó, y como siempre nos complicó la vida con la vuelta :(.