domingo, 29 de diciembre de 2013

Viaje navideño a Alemania: Fussen, el castillo de Neuschwanstein y aventuras en la nieve

Tercer día ya por Alemania y volvíamos a darle uso a nuestro billete del interrail :). Esta vez íbamos a coger un tren de ida y vuelta hacia Fussen, un pequeño pueblo cerca del Tirol, donde el rey Ludwig II de Bavaria construyó el castillo de Neuschwanstein. Bueno realmente no lo construyó desde 0, sino que aprovechando las ruinas de dos castillos situados en la misma montaña, creó este nuevo castillo :).

Aunque no lo parezca a penas si tiene un siglo de vida este nuevo castillo :P. Y es que tiene este aspecto porque el rey Ludwig II, también conocido como el rey loco, era un enamorado de la música, de los cuentos de hadas y de la época de los caballeros y las princesas :). De esta idea de cuento de hadas, de caballeros y princesas surgió este castillo. Si os fijais bien probablemente os suene bastante y es que el castillo que aparece en la película de dibujos de la Bella y Bestia fue inspirado por este castillo ^^. Y ya os digo que estar dentro para mi fue como entrar en la película de dibujos :D, pero ya os iré contando jejeje.

El viaje se hizo pesaillo, dos horas en un tren regional, con muchas paradas y cargado de turistas chinos y japoneses principalmente. Pero finalmente llegamos a Fussen, última parada del tren :). Desde allí cogimos un autobús hasta la zona turística, parking y donde comprar las entradas para ir a ver el castillo. En realidad allí hay dos castillos, el Hohenschwangau, castillo donde el rey Ludwig II vivió prácticamente toda su vida y construido por su padre, y el Neuschwanstein. Lo que pasa es que por temas económicos nosotros decidimos ir a visitar sólo uno de los dos. El Hohenschwangau lo reservo para la próxima visita que haga a Alemania ;).

El lugar estaba enterito nevado, más de lo que pensábamos. La verdad es que estaba todo para una foto, no sólo por los castillos, sino también por las montañas, el lago, las casas, ... Vamos que era un todo que lo hacía bastante especial. De postal navideña total y absoluta.






Después de comprar las entradas y tomarnos un cafelillo para entrar en calor, hicimos una visita exterior al castillo de Hohenschwangau xD.






Después de hacer un poco de hora empezamos a subir hacia el castillo de Neuschwanstein. Escogimos el camino chachi, lleno de nieve y hielo, por ver el castillo desde el Marienbruke. Bueno después de media hora subiendo con mucho cuidaico de no matarnos por el hielo, vemos que los accesos al puente y al castillo estaban cortados, sólo podíamos seguir hacia el Tirol, sí era el único camino que continuaba ... T_T.






Lo que pasa es que fuimos un poco valientes y después de ver a varias personas saltarse las prohibiciones decidimos imitarlas y aquí llegó la aventura. El problema del camino hacia el puente es que tenía un poco de hielo, y con cuidaico llegamos sin problemas, y la verdad es que por la vista mereció la pena, porque vaya maravilla con el pueblo y todo blanco!!




Lo malo es que decidimos continuar por el "camino" que seguía de cruzar el puente. Pongo camino entre comillas, porque haber habría pero no se distinguía nada. Empezamos a subir y subir, por sitios cada vez más estrechos. A veces pensábamos que íbamos bien otras que nos habíamos perdido totalmente. Hasta que llegamos como a lo alto de la montañilla y vimos que no íbamos a ningún sitio o más bien que no íbamos donde nosotros queríamos ... Así que dimos media vuelta con la presión de que íbamos a llegar tarde a nuestra visita al castillo :S. Teníamos un poco de miedo por el carácter poco simpático de los alemanes. Empezamos a volver y a recortar, maala idea. Y es que en uno de esos recortes me metí casi enterita en la nieve, mi hermano se cayó unas cuantas veces, vamos un desastre jejeje. Ahora lo recuerdo y me río, pero en su momento que mal rato pasé. Lo que no sé es con lo nerviosa que yo soy como mantuve la calma, increíble pero cierto, y es que me debo de estar haciendo mayor jejeje.

Al final volvimos al puente, y ya que lo habíamos hecho mal pues íbamos a rematar la faena e íbamos a tomar el otro camino cortado de acceso rápido al castillo. La verdad es que fueron 5 minutos lo que tardamos en llegar, pero 5 minutos de patinaje xD. No sé cuantas veces se pudo caer mi hermano, miedo me daba cada vez que lo veía volar, y yo acabé con un dolor de brazos de agarrarme a la barandilla esa de madera que no os podéis imaginar. La aventura no estuvo mal, pero hubiera estado mejor sin la reflex colgada jejeje.

Finalmente llegamos al castillo, y topamos con los alemanes más amables y cachondos jejeje, porque nos cambiaron las entradas de hora y además nos dieron tema de conversación, nos contaron chistecillos, se rieron un poco de nuestro agobio jejeje, fue gracioso la verdad :).

Esperamos unos 20 minutos, y menos mal que nos dieron ese margen para relajarnos, comer algo y recomponernos.



Después de un rato al calor de la zona de información, nos pusimos en cola a esperar nuestro turno para entrar. Nosotros teníamos una visita guiada en inglés. No explicaban mucho, pero no estuvo mal. Al principio me costó un poco entender a la guía, porque tenía un marcado acento alemán, pero poco a poco la cosa mejoró. Vimos las habitaciones de los sirvientes, la del rey, la iba a ser su capilla, su terracilla para el verano, la sala del trono, y la sala de estar. A cada cual más pintoresca, una pena que no se les pudieran hacer fotos, porque las habitaciones de los sirvientes molaban mucho, parecían realmente de cuento :).







Tras la visita vimos un vídeo donde te explicaban las fases por las que pasó el castillo, desde los diseños iniciales hasta el resultado final, mostrando las habitaciones, torres y alas que no llegaron a construirse debido a la muerte prematura del rey.














Después de la visita y de comernos nuestros bocadillos de jamón serrano y queso españoles, bajamos, por el camino oficial hasta la zona de hoteles y demás para esperar el autobús de vuelta a Fussen y a la estación de tren para coger el tren hacia Munich!!

Cuando llegamos a Munich fuimos casi derechos a nuestra cafetería de pobres a comernos un pastel y tomarnos un café para celebrar que seguíamos vivos después de nuestra pequeña aventura ;).

No hay comentarios:

Publicar un comentario