viernes, 27 de diciembre de 2013

Viaje navideño a Alemania: Munich

Este diciembre he vuelto a Alemania, esta vez con mi hermano Juanga a volver a visitar a el pequeño de la familia. Lo pasa es que esta vez nos repartimos el viaje de otra forma. Los días que Javi tenía clase, Juanga y yo los dedicamos a hacer turismo por el sureste de Alemania, más concretamente por Munich y sus alrededores :).

En Munich montamos el campamento base los tres primeros días de viaje, pero allí de turismo sólo estuvimos la tarde del primer día y el siguiente día, que dedicamos en ver lo más importante de la ciudad.

Como la vez anterior volamos a Zúrich, y desde allí casi casi corriendo a coger el tren hacía Munich. Fue un día pesaillo de viaje, entre el autobús de la noche para ir de Granada a Madrid, el vuelo y luego cuatro horas de tren, todo casi sin descansar entre un medio de transporte y otro, llegamos a Munich y soltamos las cosas en el albergue y nos fuimos a estirar las piernas un poco, que falta nos hacía.

Esa noche tuvimos el primer contacto con el fresquito alemán, aunque hay que decirlo, Munich no fue el sitio donde más frío pasamos, en comparación con Granada o Jaén era frío xD.

Esa tarde la dedicamos para ponernos un poco en situación, localizar supermercados y el centro de la ciudad, aunque la verdad era bastante fácil moverse por allí :P.

Casi lo mejor del día fue descubrir como es para los alemanes la navidad. En Munich había un mega mercadillo navideño, lleno de puestos de belenes, de decoración, de dulces, salchichas, gluhwein, regalos y tonterías variadas. Así que aprovechamos el tirón navideño para pasear, y ver como estaba la ciudad y los alrededores del ayuntamiento :).



















La verdad es que entre la noche tan cerrada que había, un poco el frío y sobretodo el cansancio, a las 9 estábamos de vuelta en el albergue para hacernos las camas, cenar y casi casi que acostarnos, porque estábamos que no podíamos más.

El albergue, el Wombats, estaba bastante bien, muy limpio, la gente de recepción bastante amable, lo "malo", entre comillas, era que las habitaciones eran compartidas con otras cuatro personas, así que si viajáis cuatro pues mira, pero viajando sólo dos hay muchas posibilidades que os toque alguno personajillos como a nosotros, que había un par de chinos en la habitación más raro que na xD, y uno de ellos tenía un problema serio con los ronquidos!!

El día siguiente después de haber dormido, lo que los ronquidos del chino nos dejaron, salimos a la calle ya desayunados para ver la ciudad. La primera parada fue en la Karltor, y un poco más adelante a echarnos un cafelete para espabilarnos y tomar algo de leche :P.




Después de la parada técnica para el cafelete entramos en la primera iglesia, la Burgersaalkirche, y la cosa empezaba a pintar bastante bien. Munich no es una ciudad con casa típicas ni nada de eso, pero si que está llena de iglesias y monumentos bastante pintorescos.



Desde aquí y pasando por el museo de historia natural o algo así, fuimos a la catedral. Se nota que esta zona de Alemania fue muy castigada después de la segunda guerra mundial, porque casi todo es reconstruido :(. Incluido por supuesto la catedral de Munich, que no destaca precisamente por ser el edificio más bonito que tenga.






Pasamos por el ayuntamiento (nuevo), un edificio neoclásico superdecorado, para que nos vamos a engañar :P. Pero que a mi me gustaba bastante, además si vais y coincidís a las 11 en la plaza podréis ver al reloj del ayuntamiento en acción. Toca una musiquilla y tiene como dos plantas con títeres, primero se mueve la de arriba, que si no recuerdo mal era un justa y una boda, y luego la de abajo que era una especie de celebración o algo así. La verdad es que era muy curioso :).




La siguiente parada fue la calle de tiendas caras xD, y la de Nespresso :). Entramos por curiosear y ya que estábamos allí comprar la edición de navidad, que pensábamos que era la misma en todos sitios, pero al volver a España nos dimos cuenta de que no, menos mal que nos dio por comprar un pack de tres allí, porque la verdad estaba bastante buena :). La edición especial de allí era como el té Masala Chai pero en café, es decir, café aromatizado con las especias de este té ^^.


Y tras el segundo café del día, aterrizamos de nuevo en la navidad y en el mercado de árboles, me quedé un poco flipailla con la cantidad de abetos que se vendían allí en mitad de la ciudad. Y justo al lado el mercadillo navideño para los niños :). Este mercadillo, no sé por qué, me gustaba más que el otro, yo creo que porque estaba más recogido, porque el otro se extendía por las principales calles alrededor del ayuntamiento y vaya rollo para recorrerselo. Todavía no estoy segura de que lo viésemos completamente jejeje.











Poco a poco se acercaba la hora de comer, así que decidimos volver a la zona del ayuntamiento y ver lo que nos quedaba por allí, que todavía nos quedaban un par de cosillas.





Lo primero ver la Sankt Peter Kirche, no voy a negarlo por dentro estaba chula, pero lo que más merecía la pena era subir a la torre y admirar las vistas que había de la ciudad!! Que vaya pedazo de ciudad, cuando vas andando no parece tan grande, o no es la impresión que me había dado a mi :P. Eso sí en la panorámica de la ciudad se puede ver que es bastante industrial. En mitad de la ciudad se pueden ver las chimeneas de varias fábricas, y varios edificios altos de oficinas. Si alguien quiere irse a trabajar a Alemania, diría que Munich podría ser un buen sitio donde empezar a buscar.










Después de la vistaca y de quedarnos bastante impresionados, dimos una vuelta por el mercado más conocido de la ciudad, con muchas cosas gourmet, quesos rarunos, aceitunas y encurtidos para dar y regalar, panaderías y tiendas de carnes. En un principio pensamos en comer por allí, pero la verdad era un poco carejo, y al final, por estar en un sitio calentico y no en mitad de la calle nos fuimos a un sitio de bocadillos y salchichas que tenía mesicas, aunque fuesen altas, donde sentarnos y descansar!






Después del bocadillo y la currywurst, tocaba el postre y el café! Descubrimos por una de las calles paralelas a la calle principal lo que nosotros llamamos la panadería de los pobres jejeje. Y es que allí el pan, la bollería y el café eran notablemente más baratos que en el resto de sitios. Vamos un capuccino por 1.5€ es algo asequible!! Pero lo mejor fue el trozaco de tarta de manzana que nos comimos, pedí un trozo y casi no nos lo pudimos acabar entre los dos!! todo un acierto la verdad jejeje. De hecho repetimos cafetería los días siguientes xD.

Buscando la cafetería, nos topamos con una tienda de productos españoles donde vendían mantecaos y anís del mono xD.



La tarde la dedicamos a pasear pero con otro rollo. En Munich está uno de los parque más grandes de Alemania, bueno según la Lonely Planet, más grande que Hyde Park y Central Park, así que había que ir a pasear. Lo malo es que nos perdimos un poco, estuvimos como dando vueltas al rededor de la entrada media horilla hasta que la encontramos xD. Vamos muy listos que fuimos con el fresquito que hacía, venga a dar vueltas y vueltas jejeje.




El parque estaba chulo, sólo que por la época que era no había nadie ni surfeando ni nada. Para mi lo raro era ver a gente por allí paseando porque estaba cayendo una fresca bastante apañada, y conforme nos íbamos acercando a las 4:30 más fresquito. Y es que allí a las 4:30 ya era de noche U_U, y te daba un poco de tristeza jejeje.







Lo bueno es que pillamos una puesta de sol super chula, en las fotos podéis ver algo de lo que se podía apreciar. He de admitir que estaba muy limitada por mis habilidades, y porque todavía me domina a mi la cámara más que yo a ella jejeje.






Pensamos en seguir andando por el parque, pero ya de noche tenía bastante poca gracia. Así que volvimos a la civilización, y al Starbucks para entrar en calor jejeje. El resto de la tarde se fue en comprillas variadas, encargos de mi madre, regalos para llevar y churreteo variado :P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario