domingo, 29 de diciembre de 2013

Viaje navideño a Alemania: Nuremberg

Sobre las 8:30 de la mañana dejábamos el albergue de Munich definitivamente, cargados con las mochilas y la maleta pusimos rumbo a la estación de tren para coger el tren hasta Nuremberg. Esta vez el viaje fue bastante menos pesado, y el tren fue mucha calidad. En una horilla estábamos en la estación de Nuremberg, buscando las taquillas para soltar todos los bártulos :P.



Cada día que pasaba hacía cada vez más frío, nos costaba entrar en calor, pero me gustó mucho, mucho más que cuando fui en verano, y es que con todo lo de la navidad y el mercado navideño la ciudad lucía bastante más.

Fuimos a la oficina de información y turismo por si nos decían algo diferente a lo que ponía en la Lonely Planet, y que alegría que preguntes en inglés y te contesten en español :P.




Tras recoger el mapa y hacernos nuestra rutilla empezamos a andar, la primera parada Sankt Lorenz kirche, vaya pedazo de iglesia. No puedo decir que sea gótica porque realmente es moderna y es que como ya he contado, Nuremberg fue una de las ciudades más castigadas en la segunda guerra mundial, no quedó prácticamente nada en pie :(. Pero la gente de allí decidió y con mucho criterio volver a reconstruir los monumentos que tenían tal y como eran, intentando usar las mismas piedras que ya tenían. Tuvieron bastante suerte de que la estructura principal de casi todo estuviera en pie, porque sino hubiese sido un trabajo de chinos.





Realmente, allí estaban concienciados con lo malo que fue la guerra o con que algo así no volviese a ocurrir nunca más :).

Pasamos por la plaza principal donde está el ayuntamiento en busca de una pequeña isla que hay en el río. Dimos pocas vueltas para encontrar la isla, básicamente la rodeamos 20 veces hasta que encontramos la entrada, cosa que me vino bien para fotografiar la mitad de los puentes del centro xD.












Básicamente nos dedicamos a ver lo más típico, y lo siguiente era ver la calle con las casas de época, pintadas de colorines ^^.


Desde allí fuimos hasta la iglesia gótica más antigua de la zona de Baviera, y donde nos refugiamos un poco del frío :P. Una vez que volvimos a recuperar, más o menos las manos, seguimos nuestro camino hacia el castillo.





Creo que donde más se notaba la reconstrucción era aquí, se notaba mucho que era como nuevo, y bueno realmente de las habitaciones no quedaba nada, porque lo usaban como museo. Lo bueno es la magnífica vista que hay de la ciudad. Para mi muy sorprendente, porque daba la sensación de ser una ciudad pequeña y de pequeña no tenía nada jejeje.









Y por último, no podíamos irnos de Nuremberg sin ver su mercadillo navideño, el más conocido de toda Alemania!! La verdad que había allí puestos para aburrirnos, pero he de decir que era el más organizado, el de Munich era un poco laberinto, pero este no tenía pérdida para recorrerlo :). Y lo vimos entero fácilmente, y bueno nos tomamos nuestro gluhwein y kindlepunch, y se notó que el frío bajó :P.











Lo bueno del día de Nuremberg fue cruzarnos con la hermana de Rubén :), que apañá!! nos ayudó bastante para encontrar un sitio para comer, y la invitación a un café de verdad, a la española!! jejeje


Fue el primer día de todo el viaje que comimos en un sitio sentados bien, con comida calentica, menú de navidad ;), la sopica nos sentó de lujo. El segundo salchichas a la brasa y un filetaco, yo creo que de cerdo, tb a la brasa, y lo mejor el postre, appfelstrudel :D.



Sobre las 4 abandonamos Nuremberg rumbo hacia Stuttgart. Fueron sólo dos horas de viaje, y sin trasbordos, pero tanta parada y sobre todo en la oscuridad total se hace un poco estresante. Entre que no se le entendían las paradas al revisor, y que los carteles no se veían bien, iba nerviosa perdida de que no se nos pasara nuestra parada, que no era la estación central de Stuttgart :P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario