domingo, 23 de marzo de 2014

Lugares de Oslo: Vigeland Park

Después de un par de semanas un tanto estresantes en el trabajo, me he tomado un finde de "relax", sin conectarme para seguir programando ni nada por el estilo, sólo salir a la calle a aprovechar el buen tiempo, mi nueva tarea tejedora y un poco a ratos el curso de MongoDB, que esta semana está siendo especialmente intensa :P. Y bueno ya que me lo he tomado más relajado, al final me han quedado ganas de empezar a escribir sobre los sitios que más me han gustado en Oslo.

Creo que prácticamente todos los sitios que más me han gustado son justamente los que estaban al aire libre curiosamente, es decir, que pese al mal tiempo me ha gustado más estar en la calle que encerrada en un museo o iglesia :P.

Voy a comenzar enseñándoos unos de los primeros sitios que visité, y al que de hecho fui un par de veces con la cámara grande ;). La primera vez que fui, me quedé totalmente impresionada por tres razones, la primera la cantidad de nieve que había, ver a los niños con sus trineos en el parque me chocó bastante, la segunda por las estatuas, por si alguien no ha visto españoles por el mundo, es un parte lleno de estatuas sobre la expresión de los sentimientos, y algunas me parecía muy expresivas, ahora veréis las fotillos :P, y por último por la vistaca que hay de la ciudad desde allí y de Holmenkollen, el salto de esquí.





El primer día que fui fue un puro día invernal en Oslo, -15º, con tormentilla de nieve y resbalón escaleras abajo :D, y pese a todo me encantó!! De hecho me encantaría poder verlo en primera o en verano, tiene que ser un cambio bastante radical, del blanco al verde :).

Para mi el parque se podría decir que está dividido en dos partes, con estatuas claramente diferentes, del mismo escultor, Vigeland (de ahí el nombre del parque). Si entras al parque por la puerta principal, se cruza el río por un puente en el que a los lados hay un montón de estatuas de metal, no sabría decir de que material, bastante realistas, pero muy dinámicas. Aquí aparecen muchos bebés jejeje.













Una vez pasado el puente y la fuente, llegamos a la parte que más me gusta, no el obelisco en sí, pero si las estatuas que lo rodean. Estas ya parecen de otro estilo, más expresivas diría yo, aquí si se que muestran sentimientos realmente, y hechas en piedra jejeje.













Si cogéis el mapa podría parecer que el parque está bastante alejado del centro, pero nada más lejos de la realidad, o al menos de la mía xD. En 20 minutos os plantáis fácilmente allí desde Karl Johan Gata. Yo os aconsejaría que si tenéis la oportunidad de ir, que vayáis andando, por ver un poco más de la ciudad, porque podéis de camino pasar por delante del palacio real y del parque, porque por el camino hay muchas tiendecillas, ... He de presuponer que el paseo es incluso más agradable ahora en primavera y mucho más en verano. Además, diría que debe de ser un sitio bastante apañado para irse a correr :D.

No hay comentarios:

Publicar un comentario